¿Cuánto vale un peine?

El diseño gráfico es una disciplina cuyo objetivo es la comunicación de un mensaje a un sector social concreto. Por ello debe entenderse dentro de un contexto, conformado por la cultura y la sociedad en las que se asienta. En cuanto a su función, el diseño gráfico abarca distintas áreas. En cada una de ellas el objetivo es diferente, pero siempre comunica un mensaje al receptor. Éste puede informar, persuadir, educar…

El diseño gráfico evoluciona. Sus objetivos se transforman, se adaptan para satisfacer las necesidades de una sociedad cambiante.

Partiendo de DISEÑOGRAFICO movement, he realizado una animación, titulada

¿Cuánto vale un peine?

Esta animación es de carácter didáctico y trata la temática del diseño gráfico como disciplina necesaria en la sociedad. Su objetivo es llegar al mayor número de personas posible, para concienciar a la gente del valor que tiene el diseño gráfico en nuestras vidas.
Aquí os dejo el enlace del video:

¿Puede una app medir el valor del diseño?

CuantoCobrar es una aplicación dirigida a los diseñadores freelance usuarios de iphone o ipad.

Esta herramienta tiene una función de guía a la hora de saber cuánto cobrar por los trabajos que se llevan a cabo; introduciendo ciertos parámetros como: el tipo de proyecto, el cliente, la ubicación, la formación del diseñador, la experiencia laboral etc. Además de calcular el precio al que tienes que cobrar la hora para tener los gastos laborales y personales cubiertos.

Es una aplicación que trabaja en la nube, lo que permite acceder a toda la información que guardes desde otros dispositivos.

http://graffica.info/2012/04/03/¿cuanto-cobrar-por-tus-trabajos-como-disenador-freelance/

Así es como se presenta esta aplicación, aparentemente bastante útil pero,

Si el precio de un trabajo también debe representar su valor,

¿Hasta qué punto puede una app medir el valor de un diseño?

¿El cálculo del precio debe realizarse únicamente de manera objetiva, siguiendo estos u otros parámetros?

¿O tal vez el diseño aporta ciertas cosas que no pueden medirse de esta forma?

En mi opinión, el diseño es capaz de aportar una serie de valores que no pueden medirse de forma objetiva, pero que sí deben tenerse en cuenta a la hora de fijar un precio a un trabajo.

Este precio no debería regirse sólo por los gastos que nos ocasiona, el tiempo empleado, la formación que tengamos o nuestra experiencia; aunque esta aplicación puede servir en algunos casos para que el diseñador sea consciente de que tiene unos gastos que cubrir, y que es el primero que debe valorarse como diseñador.

Creo que puede ser útil, únicamente como guía, ya que es el diseñador quien debe ponderar todos los aspectos de su trabajo para fijar el precio final del mismo.

LOS DERECHOS DEL DISEÑADOR

En este caso, incluyo este proyecto realizado por BaseKit para apoyar y promover los derechos que los diseñadores tienen como trabajadores.

Desde su blog,

http://blogdiseno.basekit.es/

Piden la colaboración de todos para compartir esta campaña y hacerla llegar al mayor número de personas posible.

Considero que es una propuesta interesante que (aunque debo decir que el diseño a partir de los pantones no me parece muy original) consigue transmitir de forma clara y directa todos esos derechos por los que el diseñador (y otros profesionales) debe luchar.

Aquí adjunto la imagen final de la campaña:

la idea

La idea es el primer paso hacia la creación. Un paso que todo diseñador debe seguir. Pero,

¿De dónde vienen las buenas ideas?

Animación, en formato scribing, realizada por Cognitive Media a pedido de la editorial Riverhead books para promocionar el próximo libro de Steven Johnson: Where Good Ideas Come From.

Good Ideas, The Four-Minute Version
http://www.stevenberlinjohnson.com/2010/09/good-ideas-the-four-minute-version…
Links Recomendados
http://www.stevenberlinjohnson.com/
Twitter: @stevenbjohnson
http://twitter.com/stevenbjohnson
columna en Discovery: Emerging Technology
http://discovermagazine.com/2005/oct/emerging-technology

reflexiones sobre el diseño: Articulado

<< Cuando me preguntan cómo nacen las ideas, o la siempre tan recurrida y vacía pregunta: “¿en qué te inspiras al diseñar?”, me lleva a reflexionar doblemente sobre el asunto. Pienso que las ideas no llegan siempre de la misma manera y tampoco creo que exista una regla o receta para lograr una buena idea al momento de diseñar. Como dijo Picasso: “La inspiración existe pero debe encontrarnos trabajando.” Qué razón tenía el maestro… Se debe trabajar para que la idea llegue. Esa idea, que cuando la intuimos sabemos que es buena, a partir de ahí iniciamos el desarrollo del proyecto.(…)>>

<<Cada vez me incomoda más esa presencia creciente del diseño en situaciones cotidianas y en los productos que pueblan las estanterías de las tiendas de toda la vida. Durante años, la gente ha criticado el diseño por ser inaccesible, excesivamente caro y por su falta de sintonía con el mercado de masas. Ahora, convertido en una de las tendencias dominantes, empieza a parecer que el diseño se ha vendido, apoderándose de todos los productos feos y baratos antes disponibles para hacer de ellos productos feos, baratos y, además, enormemente visibles. (···)>>

<<Hoy en día, los diseñadores industriales abordan su trabajo desde una perspectiva diferente. Asistimos a la evolución de un diseño poético de productos basado en una gran abundancia de criterios complejos: la experiencia humana; consideraciones sociales, globales, económicas y políticas; o la interacción física y mental, la forma, la visión y la comprensión rigurosa de la cultura contemporánea. No obstante, la fabricación tiene en cuenta otro grupo amplio de criterios: inversión de capital, cuota de mercado, facilidad de producción, difusión, crecimiento, distribución, mantenimiento y servicio, resultados, calidad, planteamientos ecológicos y sostenibilidad. La combinación de todos esos elementos ha acabado por configurar nuestros objetos, por conformar nuestra estética, nuestra cultura física y nuestras experiencias humanas. Esas cuestiones son las que dan forma al negocio: a su identidad, a su marca y a su valor.(…)>>

<<Qué es el diseño?¿ es creatividad al servicio de la sociedad, de la empresa, instituciones, y, en definitiva, de la humanidad… aquí entramos todos… el planeta entero… y todo el mundo debería beneficiarse de él.. ;-) menos ego y más hago?¿ … para lo demás… según Wikipedia… “diseño” se define como el proceso previo de configuración mental “pre-figuración” en la búsqueda de una solución en cualquier campo.(…)>>

<<El asunto preocupante es que, cuando creíamos que el diseño ya estaba ubicado entre las disciplinas que enriquecen e iluminan el modo en que nos relacionamos con lo que nos rodea, advierto con disgusto y rabia, que la percepción y comprensión de lo que hacemos los diseñadores regresa a tiempos que parecían superados. En mi ingenuidad había creído que cuando hablamos de diseño en el siglo XXI hablábamos ya de un ejercicio inteligente y que diseñar exigía conocimiento. El diseño comenzaba a incorporarse a las diplomaturas universitarias y tendría que aspirar, entonces, a convertirse en una disciplina del conocimiento. Estando últimamente un poco alejado de inauguraciones de eventos y de copas para celebrar presentaciones, no me daba cuenta de que cada vez que expresaba estas preocupaciones comenzaba a hacerse un vacío a mi alrededor. (…)>>

Éstos, son algunos de los ejemplos que podemos encontrar dentro del proyecto “Articulado”. En él, hasta 60 diseñadores del panorama internacional reflexionan sobre diferentes temas dentro del ámbito del diseño; como sus implicaciones sociales y económicas.

Los fragmentos que incluyo al principio del post, pueden encontrarse en su página web:

http://www.articulado.org/